Domingo, 22 Septiembre 2019 21:34

Cómo enfrentar las emociones difíciles

Written by
Rate this item
(0 votes)

Las emociones (sentimientos) son una parte normal e importante de nuestras vidas.

Algunas emociones son positivas. Piensa en la felicidad, la alegría, el interés, la curiosidad, el entusiasmo, la gratitud y el amor. Estas emociones positivas te hacen sentir bien. Las emociones negativas, como la tristeza, el enfado, la soledad, los celos, la autocrítica, el miedo o el rechazo, pueden ser difíciles y, por momentos, dolorosas.

Esto es especialmente cierto cuando sentimos una emoción negativa con demasiada frecuencia, demasiada intensidad o cuando la enfrentamos durante mucho tiempo.

Sin embargo, es imposible evitar las emociones negativas. Todos las sentimos de vez en cuando. Tal vez sean complejas, pero podemos aprender a manejarlas.

Aquí encontrarás tres pasos que te pueden ayudar a manejar las emociones negativas.

Primer paso: Identificar la emoción

Para aprender a notar e identificar tus sentimientos es necesaria la práctica. Además de concentrarte en tus sentimientos, presta atención a tu cuerpo. Tal vez, con algunas emociones, tengas sensaciones en el cuerpo; quizás sientas calor en el rostro o los músculos tensos.

  • Sé consciente de cómo te sientes. Cuando tengas una emoción negativa, como el enfado, intenta ponerle un nombre a lo que sientes.

    Por ejemplo:

    ¡Ese muchacho de mi grupo de estudio, Ian, me vuelve loco!

    Me pongo tan celoso cuando veo a ese muchacho/esa muchacha con mi ex.

    Cada vez que paso cerca de esos matones, siento miedo.

  • No niegues lo que sientes. Es posible que no desees contarles a otras personas sobre tus sentimientos (como a tu ex, por ejemplo, o al muchacho de tu grupo de estudio que te enloquece). Pero no reprimas totalmente tus sentimientos. Simplemente ponerles un nombre es mucho mejor que hacer de cuenta que no existen (o explotar sin pensarlo).

  • Trata de descubrir por qué te sientes de esa manera. Piensa qué ocurrió para que te sientas de esta manera.

    Por ejemplo:

    Cada vez que hago un proyecto en grupo, Ian encuentra la manera de llevarse todo el crédito por el trabajo que hicieron otros.

    El profesor cree que Ian es la estrella del equipo, aunque él nunca aporta ideas propias.

    Cuando veo a mi ex coqueteando con otras personas, me doy cuenta de que aún estoy enamorado.

    Aunque esos matones no se meten conmigo, veo lo que les hacen a otras personas y eso me asusta.

  • No busques un culpable. Ser capaz de reconocer y explicar tus emociones no es lo mismo que culpar a alguien o algo por la manera en la que te sientes. Probablemente, tu ex no esté viendo a otra persona para hacerte sentir mal y el muchacho que se lleva todo el crédito por tu trabajo tal vez ni siquiera se dé cuenta de que lo está haciendo. Lo que sientes cuando ocurren estas cosas viene de tu interior. Tus sentimientos están ahí por un motivo; para ayudarte a comprender lo que está ocurriendo.

  • Acepta todas tus emociones como naturales y comprensibles. No te juzgues por las emociones que sientes. Es normal que las sientas. Reconocer cómo te sientes puede ayudarte a superarlo; por lo tanto, no seas tan duro contigo.

Segundo paso: Toma medidas

Una vez que hayas procesado lo que estás sintiendo, puedes decidir si necesitas expresar tu emoción. A veces, darse cuenta de lo que uno siente es suficiente, pero en otros casos, querrás hacer algo para sentirte mejor.

  • Piensa cuál es la mejor manera de expresar tu emoción. ¿Es el momento de confrontar amablemente a otra persona? ¿Necesitas hablar sobre tus sentimientos con un amigo? ¿O es mejor que salgas a correr para descargar lo que sientes?

    Por ejemplo:

    No resolveré nada si le demuestro mi enojo a Ian, es posible que esto lo haga sentir incluso superior. Pero mis sentimientos me dicen que necesito evitar estar en otra situación en la que asuma el control del proyecto.

    Me voy a mostrar fuerte ante mi ex, después pondré algunas canciones tristes y lloraré en mi habitación para liberar mis sentimientos y, con el tiempo, superarlos.

    Mi miedo a estar cerca de esos matones es una señal de que han ido demasiado lejos. Tal vez deba hablar sobre lo que está ocurriendo con un consejero escolar.

  • Aprende a cambiar tu estado de ánimo. En algún momento, querrás pasar de un estado de ánimo negativo a uno positivo. De lo contrario, es posible que te quedes pensando en lo malas que son las cosas y esto podría hacer que te sientas peor. Intenta hacer cosas que te hagan feliz, aunque no tengas ganas en ese momento. Por ejemplo, es posible que no tengas ganas de salir después de haber terminado una relación, pero salir a caminar o ver una película divertida con amigos puede levantarte el ánimo.

  • Favorece las emociones positivas. Los sentimientos positivos nos dan una sensación de felicidad y bienestar. Crea el hábito de descubrir las cosas buenas de tu vida y concentrarte en ellas (hasta en las pequeñas cosas, como el elogio de tu padre por haber ordenado su biblioteca o por lo rica que estaba la ensalada que preparaste para el almuerzo). Prestar atención a las cosas buenas, incluso cuando te sientas mal, puede ayudar a cambiar tu estado de ánimo de negativo a positivo.

  • Busca apoyo. Habla sobre cómo te sientes con tus padres, con un adulto en quien confíes o con un amigo. Ellos pueden ayudarte a analizar tus emociones y darte un punto de vista diferente de las cosas. Y nada te ayudará a sentirte más comprendido y cuidado que el apoyo de alguien que te quiere por quien eres.

  • Ejercicio físico. La actividad física ayuda al cerebro a producir sustancias químicas naturales que favorecen el estado de ánimo positivo. El ejercicio físico también puede aliviar el estrés acumulado y ayudarte a no quedarte encerrado en los sentimientos negativos.

Tercer paso: Busca ayuda para las emociones difíciles

A veces, sin importar lo que hagas, no puedes sacarte de encima una emoción compleja. Si te das cuenta de que estás encerrado en sentimientos de tristeza o preocupación durante más de un par de semanas, o si te sientes tan triste que podrías llegar a hacerte daño o hacer daño a otras personas, es posible que necesites algo de ayuda.

Habla con un consejero de la escuela, con uno de tus padres, con un adulto en quien confíes o con un terapeuta. Los consejeros y los terapeutas están entrenados para enseñarles a las personas como combatir las emociones negativas. Pueden darte muchos consejos e ideas que te ayudarán a sentirte mejor.

Fuente: Kids Health

Read 76 times

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Yo

Yo y los Demás

VALORES UNIVERSALES PARA SER FELIZ EN UN MUNDO MEJOR

Son aquellos que buscan crear un mundo mejor, un mundo más justo donde seamos todos más felices.

 

 

TOLERANCIA

AMABILIDAD

 

HONESTIDAD

 

AMISTAD

RESPONSABILIDAD

 

 

JUSTICIA

 

RESPETO

 

BONDAD

 

LIBERTAD

SOLIDARIDAD

 

 

Propágalos y contágialos para que el Mundo sea más feliz.

Yo Decido Ser Feliz

Ell@s Dejaron mensajes para TI:

EmbajadoresPlay - Emabajadores de Vida

Nuestros Embajadores de Vida son Personas que tienen la oportunidad de cambiar el mundo y que desean a través de su música, de su actividad diaria enviar un mensaje de vida, de motivación no ocasional sino permanente. Desde el 2007 ellos han salvado muchas vidas.

TÚ puedes ser un EmbajadorPlay un Embajador de Vida.

Voluntari@s Técnicos

Quieres ser Voluntari@ de nuestra campaña y llevar el mensaje por el mundo escríbenos y únete ha esta gran misión.

jxlvmundial@gmail.com

Voluntariado Corporativo

Súmate con Tú empresa lleva a Juntos por la Vida internamente en tu diario laboral y desarrolla Un Voluntariado Corporativo. Ayúdanos a Salvar Vidas junto a nosotros.

Escríbenos: radioplayinternacional@gmail.com

Clubs Escolares - Universitarios

Crea Tú club de Vida en Tu Escuela, Colegio o Universidad y lleva a Juntos por la vida a Tú lugar de estudios. Salva vidas regala Felicidad a todos los que te rodean.

Contáctanos: 593-987360817

JxLV - World

El Día Mundial de la Salud Mental, que se celebra el 10 de octubre, es una oportunidad para concienciar y movilizar a la población acerca de cuestiones relativas a la salud mental. En esta ocasión, la jornada se centrará en la prevención del suicidio.

Prevención y control

Los suicidios son prevenibles. Existen algunas medidas que se pueden adoptar entre la población, los grupos de población y las personas para prevenir el suicidio y los intentos de cometerlo. Esas medidas incluyen:

  • restricción del acceso a los medios de suicidio (por ejemplo, plaguicidas, armas de fuego y ciertos medicamentos);
  • información responsable por parte de los medios de comunicación;
  • las intervenciones escolares;
  • introducción de políticas orientadas a reducir el consumo nocivo de alcohol;
  • identificación temprana, tratamiento y atención de personas con problemas de salud mental y abuso de sustancias, dolores crónicos y trastorno emocional agudo;
  • capacitación de personal sanitario no especializado, en la evaluación y gestión de conductas suicidas;
  • seguimiento de la atención dispensada a personas que intentaron suicidarse y prestación de apoyo comunitario.

El suicidio es un problema complejo y, consiguientemente, las actividades de prevención exigen la coordinación y colaboración de múltiples sectores de la sociedad, incluidos los de salud, educación, trabajo, agricultura, comercio, justicia, derecho, defensa, política y medios de comunicación. Esas actividades deben ser amplias e integradas, dado que ningún enfoque individual por separado puede tener efecto en una cuestión tan compleja como el suicidio.

OMS/OPS

Cada 40 segundos se suicida una persona

Le invitamos a prepararse para dedicar «40 segundos para actuar» durante el Día Mundial de la Salud Mental del próximo 10 de octubre.

El Día Mundial de la Salud Mental, que se celebra el 10 de octubre, es una oportunidad para concienciar y movilizar a la población acerca de cuestiones relativas a la salud mental. En esta ocasión, la jornada se centrará en la prevención del suicidio.
Cada año, cerca de 800 000 personas fallecen por esta causa, y otras muchas intentan suicidarse. Cada suicidio es una tragedia que afecta a una familia, a una comunidad o a todo un país y que tiene consecuencias duraderas en las personas cercanas a la víctima. El suicidio no respeta edades y es la segunda causa de defunción entre los jóvenes de 15 a 29 años.

Quieres ser parte hazle click y bájate el folleto: Link

¿Quién está en peligro?

Si bien el vínculo entre el suicidio y los trastornos mentales (en particular los trastornos relacionados con la depresión y el consumo de alcohol) está bien documentado en los países de altos ingresos, muchos suicidios se producen impulsivamente en momentos de crisis que menoscaban la capacidad para afrontar las tensiones de la vida, tales como los problemas financieros, las rupturas de relaciones o los dolores y enfermedades crónicos.

Además, las experiencias relacionadas con conflictos, desastres, violencia, abusos, pérdidas y sensación de aislamiento están estrechamente ligadas a conductas suicidas. Las tasas de suicidio también son elevadas entre los grupos vulnerables objeto de discriminación, por ejemplo, los refugiados y migrantes; las comunidades indígenas; las personas lesbianas, homosexuales, bisexuales, transexuales, intersexuales; y los reclusos. Con diferencia, el principal factor de riesgo de suicidio es un intento previo de suicidio.

OMS/OPS

Mitos acerca del suicidio

1. Quienes hablan de suicidio no tienen la intención de cometerlo. 

FALSO. Quienes hablan de suicidio pueden estar pidiendo así ayuda o apoyo. Un número significativo de personas que contemplan el suicidio presentan ansiedad, depresión y desesperanza y pueden considerar que carecen de otra opción. Descargar imagen 

4. Quien haya sido suicida alguna vez, nunca dejará de serlo.


FALSO. El mayor riesgo de suicidio suele ser de corto plazo y específico según la situación. Aunque los pensamientos suicidas pueden regresar, no son permanentes, y quien haya tenido pensamientos e intentos suicidas puede llevar después una larga vida. Descargar imagen 

2. La mayoría de los suicidios suceden repentinamente, sin advertencia previa. 

FALSO. La mayoría de los suicidios han ido precedidos de signos de advertencia verbal o conductual. Desde luego, algunos suicidios se cometen si advertencia previa. Pero es importante conocer los signos de advertencia y tenerlos presente. Descargar imagen 

5. Solo las personas con trastornos mentales son suicidas.


FALSO. El comportamiento suicida indica una infelicidad profunda, pero no necesariamente un trastorno mental. Muchas personas que viven con trastornos mentales no son afectadas por el comportamiento suicida, y no todas las personas que se quitan la vida tienen un trastorno mental. Descargar imagen 

3. El suicida está decidido a morir.

FALSO.  Por el contrario, los suicidas suelen ser ambivalentes acerca de la vida o la muerte. Alguien puede actuar impulsivamente al beber plaguicidas, por ejemplo, y morir unos pocos días después, aunque hubiera preferido seguir viviendo. El acceso al apoyo emocional en el momento propicio puede prevenir el suicidio. Descargar imagen

6. Hablar del suicidio es una mala idea y puede interpretarse como estímulo.


FALSO. Dado el estigma generalizado alrededor del suicidio, la mayoría de las personas que contemplan el suicidio no saben con quién hablar. En lugar de fomentar el comportamiento suicida, hablar abiertamente puede dar a una persona otras opciones o tiempo para reflexionar sobre su decisión, previniendo así el suicidio. Descargar imagen 

Cómo obtener ayuda:

ECUADOR

La Esperanza, Quito: (593) 2 6000477 – 2923327

ARGENTINA

TELÉFONO: (54-11) 5275-1135 o 135 desde Buenos Aires y GBA
Hablemos de Todo
Correo electrónico: contacto@hablemosdetodo.gob.ar

ESTADOS UNIDOS

Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-273-8255

CHILE

La Esperanza: 005642221200

Todo Mejora, ayuda por correo electrónico o chat

COLOMBIA

Teléfono de la esperanza:

Barranquilla:(00 57 5) 372 27 27

Bogotá: (57-1) 323 24 25

Medellín: (00 57 4) 284 66 00

San Juan de Pasto: 3016326701

ESPAÑA

La Esperanza: 717 003 717

COSTA RICA

Teléfono de la Esperanza
Correo electrónico: telefonodelaesperanzacr@gmail.com

 

PERÚ

Sentido (Centro Peruano de Suicidología y Prevención del Suicidio): 01 498 2711

la Esperanza:Lima: (00 51 1) 273 8026

PUERTO RICO

Línea PAS (Primera Ayuda Sicosocial): 1-800-981-0023

 

HONDURAS

La Esperanza
San Pedro Sula: (00 504) 2558 08 08

 

BRASIL

Centro de Valorização da Vida, CVV: 188
Chat: (ayuda por chat)
Correo electrónico: atendimento@cvv.org.br

URUGUAY

Último recurso: 0800-Vive (8483)

VENEZUELA

La Esperanza
Valencia: 0241-8433308
Nacional: 0-800-PSIQUE

MÉXICO

Instituto Hispanoamericano de Suicidologia, A.C: +5255 46313300,

Correo electrónico: info@suicidiologia.com.mx, Decide Vivir México, A.C.

BOLIVIA

La Esperanza
La Paz: 2248486

 Escríbenos, Inquietudes, Sugerencias: jxlvmundial@gmail.com